FanCinema Entrevistas – Olivier Assayas: “Ser rupturista es al mismo tiempo un beneficio y una maldición”

Es uno de los cineastas más relevantes en el panorama del cine de las últimas décadas. También es una de las figuras más polémicas y productivas que entregó la legendaria revista de crítica francesa Cahiers du Cinemá. Con una larga y ecléctica carrera, que incluye films como Irma Vep, Clean, Los destinos sentimentales, Demonlover o El otro lado del éxito, es una de las visitas más importantes que recibe la edición 2016 del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, donde también presenta su más reciente film, Personal shopper. En rueda de prensa, expuso sus ideas sobre las posibilidades del cine, los deberes de un realizador, los pros y contras de su postura estética, las características de sus distintas obras y hasta su mirada sobre el Festival, entre otros temas.

-EL FOCO DE INTERES: “La realidad temática de mis películas no es el cine en sí, sino lo que me interesa es la realidad y el mundo. En realidad, ese es el objeto de toda representación artística: representar al mundo y a la percepción humana del mundo. Esa es la primera o principal fuente de inspiración para mí. Desde muy joven, cuando era muy chico, decidí que iba a consagrar mi vida al cine. No hubo momento de duda o vacilación. En ese momento yo decidí que el cine iba a estar en el corazón de mi existencia y es una decisión que nunca lamenté”.

-LA INFLUENCIA DEL PADRE: “Respecto a la importancia que pudo haber tenido mi padre en mi vida, es una realidad que yo amaba a mi padre, pero también que yo abordé el cine sin tener necesariamente en cuenta sus consejos. El estaba inscripto en una escuela cinematográfica más bien artesanal, y yo siempre desconfié un poco de ese abordaje. Yo siempre traté de orientarme hacia una búsqueda de la libertad vinculada a la Nouvelle Vague, que está opuesta en ciertos aspectos a las reglas de la ‘industria’ cinematográfica. Al mismo tiempo, en mi familia había una visión dual respecto al cine, porque mi padre no veía al cine como un medio ‘artístico’: para él, las verdaderas artes eran la pintura y la literatura. Es decir que yo crecí con un contacto bastante cercano con el cine pero con valores más orientados al amor por la pintura y la literatura, no sólo del lado paterno, sino también del materno”.

-LOS COSTOS DE SER RUPTURISTA: “Es al mismo tiempo un beneficio y un maleficio. Yo considero que mis películas marcan una ruptura no sólo en lo estético, sino también desde el punto de vista del financiamiento. Para mí siempre muy difícil conseguir financiamiento para mis películas, a tal punto que al día de hoy yo suelo utilizar para rodar mis películas un presupuesto usualmente menor, más limitado que el que es facilitado a otros cineastas franceses de mi generación. Tanto es así que he rodado algunos films en idioma inglés, con lo que no tengo acceso al sistema de financiamiento del cine de mi país. A mí siempre me ha interesado cuestionar la idea del cine como medio y las reglas que existen en él. No solamente al cine como industria, sino también al ámbito del cine independiente. Yo pienso que el arte, y el cine en particular, tiene ese costado de exploración, de búsqueda, que es importante tener en cuenta para poder inventar nuevos espacios. Y es por ese motivo que a veces soy visto con cierta sospecha, sobre todo por los responsables de la financiación de las películas”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *