Plaga Zombie: Zona Mutante: Revolución Tóxica

Título original: Idem
Origen: Argentina
Director: Hernán Sáez, Pablo Parés
Guión: Paulo Soria, Pablo Parés, Hernán Sáez
Reparto: Hernán Sáez, Berta Muñiz, Pablo Parés, Paulo Soria, Diego Parés, Walter Cornás, Esteban Podetti, Pablo Fayó, Diego Echave, Liniers, Pablo Conde
Fotografía: Diego Echave
Montaje: Hernán Sáez, Alejandro D’Aloisio, Pablo Parés
Música: Pablo Vostrouski, Hernán Sáez, Paulo Soria
Duración: 94 minutos
Año: 2011


8 puntos


La madurez cinematográfica de Farsa

Por Gabriel Piquet

Desde siempre, por una cuestión generacional tal vez, los productos de la gente de Farsa contaron con una importante intertextualidad, haciendo referencia a géneros y películas que son del gusto del grupo. En la primera escena de Plaga Zombie: Zona Mutante: Revolución Tóxica hay un doble homenaje: por un lado la estética de The Warriors y por otro la aparición de varios directores de género argentinos que le dieron aire al cine nacional (Daniel de la Vega, Adrián García Bogliano, entre otros) personificando a una pandilla que luego de ver un noticiero es atacada por una horda de zombies.

La película de Hernán Sáez y Pablo Parés, que se vio en el último Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, llega en un estreno comercial poco habitual para el Grupo Farsa, más habituados a ser fenómeno de culto. Se trata de un film lúdico, que trabaja también sobre la autoconsciencia de la propia saga: por ejemplo, luego de mostrar la última escena de Plaga Zombie 2 nos devuelve a la historia principal con un gran gag en el que justifican el cambio de aspecto físico de uno de los personajes, interpretado por el multifacético Berta Muñiz. De ahí en más, la película no dará respiro.

En esta ocasión los tres protagonistas (Bill, John y Max) intentarán salvar al mundo de la invasión alienígena/zombie. Pero el relato se diversificará hacia las historias paralelas de los tres personajes: las que sobresalen son las de Max Giggs y su historia filial con un zombie al que educa, y la de John West, en su camino para reencontrarse con sus puños de acero, que incluye una gran escena dentro de un gimnasio de box.

Con esta película se podría decir que Farsa llegó a la madurez cinematográfica, y que ya no son “esos que hacen películas bizarras”. Plaga Zombie: Zona Mutante: Revolución Tóxica demuestra que están capacitados para varios géneros, entre ellos el musical. Con un timing de comedia envidiable para el cine argentino, escenas de acción impresionantes (la estampida de zombies que los ataca) y muy buenas actuaciones, estamos ante una de las películas más divertidas que el cine nacional hay brindado en los últimos tiempos.


NdR: Esta crítica es una extensión de la ya publicada durante el Festival de Mar del Plata.